"El que quiera cultivar marihuana para provecho personal, que lo haga sin miedo", dice abogado absuelto por sembrar cannabis

Entrevista​Mario Cerdas ve una luz verde para seguir cultivando luego de que su absolutoria quedó ratificada el 29 de junio anterior cuando la Sala Tercera rechazó la impugnación de la Fiscalía

Mario Cerdas come, bebe y se unta marihuana en su cuerpo. Desde el 2013, este abogado de 60 años, comenzó a sembrar cannabis sativa en la terraza de su casa. Lo ha hecho a vista y paciencia de transeúntes y de funcionarios de los Tribunales de Justicia de Alajuela como una forma de demostrar que su intención nunca fue comercializar ni vender las plantas.

Esa desafiante decisión lo hizo enfrentar cuatro procesos penales, en los cuales le allanaron su vivienda, le decomisaron cerca de 90 plantas de marihuana, e incluso, lo enviaron a la cárcel de La Marina de San Carlos durante cinco meses.

El Tribunal de Juicio de Alajuela, en enero del 2016, lo absolvió de toda pena al considerar que para castigar el cultivo de marihuana era necesario demostrar la finalidad de tráfico, lo cual, nunca se evidenció en su caso. Esa absolutoria fue confirmada por el Tribunal de Apelación de San Ramón en enero del 2018.

Sin embargo, la Fiscalía apeló la decisión y argumentó que existían otros casos en los que los tribunales sí habían condenado a personas que cultivaban marihuana sin que se demostrara la finalidad de tráfico. No obstante, la Sala Tercera rechazó el reclamo y concluyó que no existían antecedentes contradictorios, por cuanto los precedentes citados por la Fiscalía más bien coinciden con el caso de Mario Cerdas en cuanto a la necesidad de demostrar la finalidad de tráfico como única forma de afectar la salud pública, y de que el cultivo de marihuana sea delito.

Lea: Sala III deja en firme absolutoria para abogado que sembraba marihuana en su casa

Mario Cerdas es un personaje polémico, un mártir para quienes cultivan en lo oculto sus plantas con el temor de ser tratados como delincuentes. Siempre ha estado convencido de que el autocultivo es un derecho humano que nadie le podrá arrebatar.

Desde su terraza, aceptó conversar con un equipo de AmeliaRueda.com rodeado de su pequeño bosque, con decenas de plantas que utiliza a diario para preparar batidos, aceites, mantequilla y hasta tragos con marihuana.

¿Cómo recibe el resultado de este proceso?

Estoy contento con esta resolución de la Sala (Tercera). A algunos no les satisface, pero para nosotros es bastante clara y apoya la tesis que veníamos sosteniendo desde un inicio, que para que el delito se configurara era imprescindible que existiera la finalidad de traficar o comerciar la sustancia de la marihuana.

¿Qué lo llevó a cultivar marihuana y qué usos le ha dado?

Yo no estaba planeando cultivar marihuana, sino que inicié probando los efectos del agua magnetizada en diferentes polaridades en la germinación de las semillas y el desarrollo de las plantas. Una vez que vi el resultado, me interesé de una manera especial y comencé a estudiar el tema desde el punto de vista jurídico también. Encontré el fundamento que realmente respaldaba a cualquier persona o ciudadano costarricense que quisiera cultivar cualquier planta, llámese como se llame.

Lea: “Es una discusión que se está dando ya y eso yo lo veo más cerca”, afirma ministra de Salud sobre cannabis medicinal

¿Qué usos podría tener la marihuana para las personas?

Sabemos y hay mucha investigación de que efectivamente sirve para mucho. En mi caso personal, la utilizo para alimentación, la uso en crudo, en aceite y, personalmente, ha sido buena. Soy una persona sana. Tengo ya 60 años y no uso medicamentos para la presión ni nada. También uso la planta en fresco.

¿Se considera un mártir por todo el proceso que superó? ¿Cuál es su recomendación para otros consumidores y que no pasen por lo mismo?

Todo el que esté interesado en cultivar tenga conciencia de que lo puede hacer siempre y cuando sea para provecho personal, que tenga claro que no puede pensar en comerciar con la planta porque podría tener problemas. Esa es mi principal recomendación y yo les diría que lo hagan sin miedo.

¿Cree que el autocultivo está por la libre y que es necesario regularlo?

La regulación va a tener que venir porque en la medida en que la planta se libere, va a ser más usada de diferentes formas. Yo defiendo, y quiero que las personas no pierdan de vista, que el derecho a la agricultura, de acuerdo con nuestro sistema jurídico, constituye una libertad absoluta.

¿Usted considera que el autocultivo es un derecho humano?

Correcto. Desde mi óptica, ha sido para el aprovechamiento como alimento, medicina y hasta industrialmente. No cabe duda de que es un derecho fundamental, a nadie se le puede negar el derecho a decidir cuál es el alimento que le hace bien para su cuerpo o cuál es la medicina que mejor le hace.

¿Ha pensado plantear una demanda contra el Estado?

Por el camino y todas las circunstancias que se han dado para llegar aquí, me he planteado la necesidad de demandar por los daños que he sufrido y para que sirva de precedente ante la Administración de Justicia para que piense más cuando quiera atropellar los derechos fundamentales de los demás ciudadanos. Los daños que yo recibí fueron muchos y no tendría ningún problema en probar que esos daños son indemnizables.

¿De qué forma usted se sintió dañado?

El solo hecho de haberme llevado a prisión sin ninguna necesidad. Yo tenía abiertos cuatro procesos penales, en ese último, cuando me decretan la prisión preventiva, no tenía ni siquiera medidas cautelares que me prohibieran el cultivo. Al proceder de esa manera, lo hicieron con demasiada arbitrariedad porque nunca fue necesario que me sometieran a prisión para enfrentar el juicio. Yo siempre estuve dispuesto a hacerlo, ahí quedó en evidencia la mala fe del Ministerio Público en mi caso.

¿Ha valorado el simbolismo detrás de que sus matas se observen tan imponentes desde los Tribunales de Justicia de Alajuela?

La cercanía de la plantación a vista pública y, especialmente, de los Tribunales, pudo haber incidido para que algunos se ensañaran más con mi caso y llevaran las cosas más allá. Sin embargo, yo creo que por lo que yo estaba peleando, la forma en que se hizo era la más adecuada. A pesar de que yo nunca lo planeé, porque en un principio solo quería probar cómo germinaban las semillas, una vez que tomé la decisión de seguirlo haciendo, lo hice de forma pública y sin esconderme porque así daba a entender que de mi parte no había ninguna intención de traficar.

¿Siente temor de que la Policía vuelva a allanar su vivienda para decomisarle las matas?

En realidad, temor no tengo, menos con la resolución de la Sala Tercera. Esto tiene que servir para marcarle la cancha al Ministerio Público y que mida muy bien sus pasos a la hora de iniciar una investigación contra cualquier ciudadano y saber si están detrás de un caso de tráfico o comercialización o si están detrás de una persona que está ejerciendo su derecho al autocultivo.