No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Coronavirus
En Costa Rica

+
Nuevos
+
Fallecidos
Salón
0%
UCI
0%
Siga los resultados aquí

¡Muchas gracias!

Hemos notado que nos visitas regularmente, por lo que nos interesa conocer tu opinión de que mejoras podemos realizar.

Abejas

Detener "de una vez" uso del fipronil por impacto en abejas, insta Escuela de Biología de la UCR

​Sustancia "afecta la producción de miel, pero además afecta la biodiversidad y directamente a todos los habitantes de Costa Rica"

La Escuela de Biología de la Universidad de Costa Rica (UCR) instó a prohibir el uso del fipronil en el país, debido al impacto que este tiene en las abejas.

El pronunciamiento se basa en los eventos de alta mortalidad de polinizadores ocurridos en el último año y en el marco de las solicitudes efectuadas por la Cámara Nacional de Fomento a la Apicultura (CNFA) de impedir la aplicación del plaguicida de venta libre utilizado como desparasitante externo en animales -para quitar garrapatas o pulgas, por ejemplo- y como insecticida en las plantaciones, toda vez que este fue reiteradamente encontrado por el Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) como el causante de la muerte de millones de abejas en 2020.

Por ese motivo, la directora de la Escuela de Biología, Cindy Fernández García, además de los investigadores Eirc Fuchs Castillo y Mauricio Fernández Otárola, firmaron un comunicado en el que piden la prohibición de la sustancia, así como del glifosato, el paraquat y los insecticidas neonicotinoides (imidacloprid y thiamethoxam por ejemplo); de los que se han demostrado efectos letales o subletales en las abejas.

Lea: Prohibir uso de fipronil en Costa Rica, sugiere Dirección de Calidad Ambiental del Minae

"La acción de las autoridades del gobierno ha sido históricamente más que permisiva al no prohibir el uso de muchas sustancias con demostrado efecto negativo sobre la biodiversidad o no aplicar adecuadamente la legislación vigente. Varias sustancias, prohibidas en Europa y Estados Unidos se comercian libremente en el país, uno de los más biodiversos en el planeta. Este no es un problema solo de las abejas, es un problema de todos los costarricenses.

"La Escuela de Biología de la Universidad de Costa Rica, alerta sobre los efectos negativos de estas sustancias en nuestras abejas, en nuestros insectos polinizadores, y por ende, en nuestra producción alimentaria, e insta a las autoridades a detener de una vez el uso de químicos que matan masivamente las abejas, así como aquellos con demostrados efectos subletales, en un país con la vergonzosa estadística de ser uno de los mayores consumidores de agrotóxicos a nivel mundial", señala la nota circulada.

En el pronunciamiento se precisa que el fipronil "afecta la producción de miel, pero además afecta la biodiversidad y directamente a todos los habitantes de Costa Rica".

Del documento se desprende que las abejas mieleras cumplen con la función de polinizar a la mayoría de las plantas y más del 60% de los cultivos de uso humano, como el café. La polinización, entendida como servicio ecosistémico proporcionado por los insectos a la agricultura, tiene un valor económico estimado en $185 billones anuales.

En el país existen alrededor de 700 especies nativas de abejas, sociales y solitarias, las cuales también polinizan cultivos, además de las plantas silvestres que forman los ecosistemas terrestres, las cuales también afectadas por estos agrotóxicos, como estudios recientes comienzan a demostrar.

La nota añade: "Es importante recalcar que la mortalidad observada en las abejas mieleras es un síntoma de un proceso que se da de forma escalonada en diversos grupos de insectos, muchos de ellos también importantes polinizadores como por ejemplo los cientos de especies de moscas (dípteros silvestres), escarabajos, mariposas y polillas.

Lea: 9 de 10 intoxicaciones de abejas denunciadas en 2020 fueron ocasionadas por insecticida fipronil

"Esto no es ajeno al ser humano, ya que nuestro bienestar y la seguridad alimenticia de nuestros pueblos, depende directamente de los organismos polinizadores. Estudios científicos realizados en nuestro país han demostrado la presencia de partículas de agrotóxicos en el aire en zonas boscosas protegidas cercanas a plantaciones agrícolas en Sarapiquí y San Vito. Inclusive en el interior de bosques completamente alejados de plantaciones agrícolas. Estudios en los suelos, agua y aire del bosque del Volcán Poás, Volcán Barva y Volcán Turrialba (todos en parques nacionales) muestran pesticidas; los agroquímicos usados en las tierras bajas son llevados por los vientos a las tierras altas".

Según la Escuela de Biología, los efectos del fipronil sobre la diversidad de los bosques aún se desconoce, pero investigaciones apuntan a que el impacto de estas sustancias no es local, sino que puede extender en grandes áreas y afectar a los polinizadores en áreas protegidas.

El 20 de abril pasado, AmeliaRueda.com dio a conocer que, debido a su alta toxicidad y sus efectos en las abejas, la Dirección de Gestión de Calidad Ambiental (Digeca) del Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) también recomendó impedir el uso del insecticida en el país.