No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Coronavirus
En Costa Rica

+
Nuevos
+
Fallecidos
Salón
0%
UCI
0%

Más datos

aquí

¡Muchas gracias!

Hemos notado que nos visitas regularmente, por lo que nos interesa conocer tu opinión de que mejoras podemos realizar.

​El dueño del zoológico La Ponderosa, David Patey, aseguró a Ameliarueda.com que el parque no forma parte de programas de conservación.

Ponderosa Park no aporta a conservación de especies silvestres, señalan biólogos

​El dueño del zoológico La Ponderosa, David Patey, aseguró a Ameliarueda.com que el parque no forma parte de programas de conservación.

Adriana es una de las jirafas del zoológico Ponderosa Adventure Park que llegó en 1999 a Costa Rica, proveniente de Estados Unidos. Su hijo, Mau, se convirtió en otra de las jirafas del parque y su “nieto” Ryan nació el año pasado, también en el parque.

Pero, al no formar parte de un programa de conservación a nivel internacional, estas jirafas no ayudarían a fortalecer las poblaciones silvestres de África, según indicaron biólogos consultados por AmeliaRueda.com.

Un reciente decreto del Ministerio de Ambiente prohibió nuevos nacimientos de animales en el parque y pidió al zoológico generar un plan de anticoncepción para evitar más reproducciones en cautiverio.

El dueño del parque, David Patey, confirmó a Ameliarueda.com que Ponderosa Adventure Park no forma parte de ningún programa de conservación para proteger las poblaciones silvestres.

“No hemos tenido la cantidad de animales todavía para poder hacerlo (programa de conservación en el extranjero). Pero tenemos conversaciones con otros zoológicos en Guatemala y México”, dijo Patey.

Sin esto, la reproducción de especies no estaría justificada desde un punto de vista científico, según dijo la investigadora del Instituto de Conservación y Manejo de Vida Silvestre de la Universidad Nacional (UNA), Laura Porras.

“(Necesita) estar en un programa y certificado para que de verdad esté aportando al futuro de la conservación de la especie. Pero en este momento esas jirafas no aportan nada. Genéticamente tampoco. No es cierto que están salvando a la especie ni vayan a salvarla”, aseguró Porras.

Lea: Ordenan a Ponderosa Park prohibir a sus visitantes tomar selfies con animales y alimentarlos

El biólogo de la organización Osa Conservation, Marco Hidalgo, coincidió en esto y señaló que “la reproducción (de especies silvestres en cautiverio) se justifica científicamente cuando la especie va a tener un fin de conservación”.

Bajo el nuevo reglamento del Ministerio de Ambiente, esto sería posible bajo la categoría llamada “zoocriaderos”. Los zoocriaderos pueden reproducir especies silvestres “para otros sitios de manejo”, para “exhibición” y para “venta de productos”.

Pero el parque Ponderosa está registrado como un zoológico, según explicó Alejandro Masís, director del Área de Conservación Guanacaste (ACG). Debido a esto, la reproducción de animales le queda totalmente prohibida.

Reproducción

Porras explicó que la reproducción de animales para conservación no se hace a la ligera, sino que se toman en cuenta factores genéticos. Esto garantiza que se aporten genes fuertes para las poblaciones silvestres.

“Se hace bajo criterios muy estrictos porque la parte genética tiene que estar muy cuidada. En la Ponderosa, tenemos pocos individuos reproduciéndose entre sí, genéticamente eso no es rico. A futuro voy a tener un deterioro genético”, explicó Porras.

Pero esto no estaba claramente estipulado en la Ley de Conservación de Vida Silvestre, según dijo Masís. El nuevo decreto, justamente, buscó aclarar la situación para evitar la reproducción de especies.

“Este reglamento es del 2017 y había tenido algunos artículos impugnados. Se ha venido implementando poco a poco, dando tiempo a que la gente se fuera ajustando”, señaló Masís.

Lea: Biólogos: reactivar pesca de arrastre es riesgoso por falta de estudios sobre población de camarones

El nuevo reglamento también afecta a los centros de rescate, donde ahora se prohíbe la reproducción de especies silvestres y también la exhibición de las mismas. Aún así, el caso de Ponderosa es más complejo, dijo Hidalgo.

“Es bastante particular que son animales exóticos. Eso los trajeron con un permiso especial de importación. Aunque sea un animal silvestre, no es nativo de Costa Rica”, indicó el biólogo.

Implementación

Para Patey, sin embargo, la implementación de las nuevas reglas ha sido “agresiva”, especialmente luego de que la Fiscalía ordenó al Ministerio de Ambiente intensificar las inspecciones.

“Aún si el reglamento fue hecho de manera correcta, ¿es durante la pandemia el momento de implementarlo y de cerrar 100 establecimientos, despedir empleados, trasladar animales e incurrir en gastos?”, dijo el empresario.

La misma afectación han sufrido los centros de rescate, según dijo Hidalgo. Para él, estos han tenido poco tiempo para reaccionar a los nuevos requisitos y realizar un “plan piloto” en cada caso.

“Aquí se les está dando muy poco tiempo, porque hacer un plan anticoncepción no es sencillo. Depende de cada especie ver si cabe la castración, porque esa es una alternativa no es la única alternativa”, señaló.

Lea: Por migración de especies, científicos proponen corredor biológico entre Isla del Coco y Galápagos

Los centros de rescate, además, “no estarán autorizados para la exhibición de animales silvestres, ni estarán abiertos al público”, según el reglamento. La visitación es, justamente, el principal ingreso de muchos, según Hidalgo.

“El aumento de requisitos por parte del nuevo reglamento también ha incrementado los costos. No pueden exhibir animales y entonces eso limita el ingreso de dinero”, dijo el biólogo.

Patey, por el momento, aseguró que no castrará a sus animales hasta que haya una resolución a los recursos de amparo puestos contra el reglamento. Él pidió establecer una comisión mixta para escuchar las necesidades de varios sectores.

“Dejemos sin efecto el reglamento con 6 meses, nombremos la comisión mixta. Yo me comprometo para trabajar por el bien del animal, escuchando claramente las necesidades del gobierno, biólogos y centros”, apuntó Patey.