No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Siete cantones deben buscar un plan B para depositar basura ante posible cierre de relleno La Carpio

Acumulación de desechos está a dos metros de altura para llegar al tope máximo permitido, advierte Salud

Siete municipalidades serán notificadas en los próximos días por el Ministerio de Salud para que busquen alternativas en la colocación de los residuos sólidos ante la posibilidad de que el relleno de La Carpio deba cerrar en el corto plazo.

La medida será notificada a las municipalidades de San José, Escazú, Santa Ana, Belén, Flores, San Rafael de Heredia y Alajuela, según dijo la hasta este jueves ministra interina de Salud María Esther Anchía.

El relleno fue objeto de un análisis elaborado a raíz del reciente deslizamiento de un sector del botadero aledaño al río Virilla, en donde se detectó un mala técnica de relleno y obligó a Salud a prohibir la colocación de residuos en el área afectada, además de solicitar un informe completo sobre el estado de los taludes.

Pero ese no fue el único dato que arrojó la inspección. El relleno sanitario de La Carpio fue diseñado para una cuota máxima de desechos de 985 metros sobre el nivel del mar y de acuerdo con el ingeniero de la Dirección de Protección al Ambiente Humano, Eugenio Androvetto, actualmente se está a dos metros de llegar a esa altura.

“Tenemos que fundamentarnos en estudios para tomar una decisión y eso implica reunirnos con los alcaldes que llevan los residuos ahí para que tomen un plan b. Vamos a comunicarles a las municipalidades la medida cautelar, para que vayan preparándose de acuerdo a como salgan los resultados del estudio”, sostuvo.

“La razón por la cual no se ha cerrado el relleno es por salud pública, porque allí entran entre 1.000 y 1.200 toneladas de residuos de diferentes municipalidades, si se cierra ese lugar habría que ver la posibilidad de las alcaldías de llevar sus residuos a otros lugares en vista de que hay contratos, deben pedir permiso a la Contraloría y hacer licitaciones”, agregó el experto.

Anchía indicó por su parte que la presión de los vecinos para que se produzca un cierre es entendible, pero la decisión no se puede tomar de manera acelerada ya que para ello deberán contar antes con una alternativa para la disposición de los residuos.

El Ministerio de Salud exigió que en 25 días deberá entregársele un informe para conocer el estado general y una proyección a futuro de los taludes con el fin de tomar una decisión definitiva.

Cada seis meses un topógrafo del Ministerio de Salud es enviado al relleno de La Carpio para determinar la altura de los desechos.

“Tiene que haber un plan b porque el remedio no puede ser peor que la enfermedad, eso no quiere decir que si al final del informe nos dice que el relleno hay que clausurarlo, esa orden habrá que tomarla. Me dicen además los técnicos que aún quedan dos metros para llegar al límite, yo tengo que creerles,”, sostuvo por su parte Anchía.

La funcionaria afirmó que hay otros rellenos que están operando en el país, y que eso deberá ser analizado por los alcaldes dado que “no vamos a seguir llevando los desechos a La Carpio si el informe dice que debe cerrarse”.