No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Coronavirus
En Costa Rica

+
Nuevos
+
Fallecidos
Salón
0%
UCI
0%
Siga los resultados aquí

¡Muchas gracias!

Hemos notado que nos visitas regularmente, por lo que nos interesa conocer tu opinión de que mejoras podemos realizar.

El demógrafo señaló su preocupación ante la posibilidad de que la cantidad de casos supere la capacidad de testeo del país, si se mantiene la actual curva de crecimiento.

Tasa de contagio de Covid-19 en Costa Rica se duplicó desde mayo, advierte demógrafo

​La tasa actual podría poner en peligro la capacidad de testeo costarricense, explicó el especialista Luis Rosero

La tasa de contagio de Covid-19 se duplicó desde el 1 de mayo pasado en Costa Rica y pasó de uno a dos casos nuevos por cada persona infectada con el virus, según explicó el demógrafo Luis Rosero en el programa radial Nuestra Voz.

El especialista calificó el dato como una cifra "peligrosa", pues pondría en peligro la capacidad de testeo de los contagios que tiene el país actualmente, y que ha funcionado como la principal barrera de defensa para la propagación de la enfermedad en el territorio nacional.

"En estos momentos, Costa Rica es el país con la tasa de reproducción más alta de Iberoamérica. Este número es preocupante. No quiere decir que la gente se esté muriendo o que se estén llenando los hospitales aún, pero sí que, de persistir esta tasa, pronto van a empezar a llenarse los hospitales, porque esta tasa cercana a dos implica que se van a empezar a duplicar los casos cada nueve días, casi cada semana.

"Esto quiere decir que a fines de mes, en lugar de unos 30 casos, tendríamos 240 casos cada día, y ese es un número muy peligroso porque el sistema de salud costarricense tiene una capacidad de hacer unas 2.500 o 3.000 pruebas al día, pero con 200 casos al día habría que hacer unos 20 contactos y eso implica hacer unos 4.000 tests totales", explicó el especialista.

Reglas

Lea: Tasa de contagio de Covid-19 en Costa Rica está en “terreno frágil”, advierte demógrafo

Rosero señaló que la situación llama a hacer ajustes, como los que ya realiza el Poder Ejecutivo en la Zona Norte, de modo que se pueda aplanar la curva de contagios en un corto plazo. No obstante, subrayó que los casos importados desde Nicaragua no son el único riesgo para el país y que es un buen momento para empezar a contener una posible transmisión comunitaria.

"Hay varios posibles orígenes. Hay casos importados y no se puede tapar el Sol con un dedo, pero también hay un 80% de casos locales. Eso quiere decir que ha habido cadenas de contagio aquí y un problema es que hay casos asintomáticos, y yo he sentido que las autoridades tienden a ningunear esa posibilidad, porque creen que están localizando todos los posibles contagios, pero yo estoy seguro de que no es así y que probablemente decenas o centenas de personas que están infectadas, que no saben que lo están, y que pueden estar llevando al virus a todo el país.

"Este no es un punto de no retorno. Taiwán pasó por esto, Corea pasó por esto, Singapur, Uruguay... Y también debemos estar preparados ante la eventualidad de que los casos sigan aumentando, trabajando con la capacidad de testear", subrayó.

Desde su punto de vista, las autoridades sanitarias y de gobierno deberían ser más insistentes con las recomendaciones de utilizar mascarillas en espacios públicos, como buses y trenes; pues eso permitiría evitar una mayor expansión del virus, en caso de que ya existan contagios asintomáticos en la población.

Lo positivo y lo negativo

Ante la situación actual, Rosero subrayó que el trabajo de Costa Rica ha sido exitoso hasta este momento, pero que es necesario replantear estrategias. Si bien la contención ha permitido preparar al país para un aumento de casos, ahora se requieren medidas más focalizadas, ante el hastío de una población que ya está cansada de restricciones.

"El país está mejor, por ejemplo, en cuanto a la infraestructura hospitalaria, sabe mejor cómo manejarlos, y el personal sanitario está mejor equipado; pero también pasa que la población ahora jamás va a aceptar un nuevo apagón como el de Semana Santa, porque ya se llegó a un punto de fatiga. Hay gente que ya no tiene ahorros y que tiene la necesidad de salir a trabajar, entonces el país no va a poder cerrarse otra vez. Ahora, hay que trabajar de forma más inteligente y más enfocada, que me parece que es como está trabajando el Gobierno con los apagones focalizados.

"Predecir es imposible, porque nadie tiene una bola de cristal, pero por lo que he visto en otros países exitosos como Costa Rica, que han pasado por esta situación, ellos han logrado volver a controlar la propagación con medidas de seguimiento; de hecho, Costa Rica ya estabilizó su tasa en la última semana y eso empieza a ser una buena señal, aunque necesitamos que baje para evitar una situación problemática", concluyó.

Mascarillas

Lea: Uso obligatorio de mascarillas al salir, pide la Unión Médica Nacional a Salud