No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Coronavirus
En Costa Rica

+
Nuevos
+
Fallecidos
Salón
0%
UCI
0%

¡Muchas gracias!

Hemos notado que nos visitas regularmente, por lo que nos interesa conocer tu opinión de que mejoras podemos realizar.

Los jerarcas de Salud, CCSS y CNE brindaron el detalle general de las compras relacionadas con la vacunación.

Así se repartirán los $77,4 millones que Costa Rica estima invertir en vacunas contra Covid-19

El país seleccionó a AstraZeneca y Pfizer como sus proveedores porque ofrecieron menores precios y mejores condiciones logísticas, explicó el viceministro de Salud

Costa Rica estima una inversión de $77,4 millones para la compra de 7,4 millones de dosis de la vacuna (dos por persona) contra el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, así como de los insumos necesarios para su aplicación. Esta compra permitiría alcanzar inmunidad de rebaño a nivel nacional, inmunizando a 3,7 millones de personas; es decir, casi la totalidad de población mayor de 18 años en suelo costarricense.

Específicamente, el dinero se destinará para la compra de unidades a casas farmacéuticas y para la compra de jeringas, algodones y espacios de almacenamiento, incluidas la compra de 14 congeladores de ultrabaja temperatura y la construcción de un cuarto frío.

Solo la compra de las vacunas acaparará $76,5 millones del plan estimado de gastos, a través de cuatro inversiones distintas:

  • $36 millones se pagarían a Pfizer y BioNTech por 3.000.075 de dosis de la vacuna para 1.500.038 personas (29% de la población)
  • $21.5 millones se pagarían al Sistema Covax, de la Organización Mundial de la Salud (OMS) por 2.037.600 dosis de la vacuna para 1.018.800 personas (20% de la población)
  • $5,5 millones se pagarían a AstraZeneca por 1.092.000 dosis de la vacuna para 546.000 personas (11% de la población)
  • $13.5 millones a algún oferente adicional, por definir, por 1.281.600 dosis de la vacuna para 640.800 personas (12% de la población)

Lea: Costa Rica recibirá más de 200 mil vacunas contra Covid-19 en febrero y 300 mil en marzo

Las cifras fueron dadas a conocer por las principales autoridades del Ministerio de Salud, de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) y de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), quienes estuvieron este miércoles en la Comisión de Asuntos Hacendarios de la Asamblea Legislativa, para defender el segundo presupuesto extraordinario que presenta el Poder Ejecutivo para financiar parte de estas operaciones.

Según indicaron, los costos de las vacunas son estimados porque se basan en contratos y, en el caso del mecanismo Covax, se usa un monto promedio recomendado por la OMS que puede variar.

Los jerarcas también brindaron el detalle sobre los gastos en insumos, poco menos de $1 millón que ya están en ejecución, de la siguiente manera:

  • $223.535 (adjudicados a Importaciones y Exportaciones JK Altívar S.R.L) por 14 congeladores de ultrabaja temperatura
  • $20.700 (adjudicados a Petroy Sociedad Anónima) por 3 millones de torundas de algodón
  • $125.880 (adjudicados a Hospimédica Sociedad Anónima) por 12 millones de agujas
  • $149.580 (adjudicados a Hospimédica Sociedad Anónima) por 6 millones de jeringas
  • 150 bolsas negras y rojas, sin costo todavía
  • Y ¢132 millones (adjudicado a Refrigeración Industrial Beirute Sociedad Anónima) por la construcción de un cuarto frío

Los congeladores son esenciales para almacenar las vacunas de Pfizer y BioNTech, que deben permanecer a temperaturas inferiores a 70 grados centígrados, hasta cinco días antes de su aplicación; mientras que el cuarto frío se requiere para mantener las dosis de AstraZeneca, que solo necesitan permanecer a menos de dos grados.

Lea: Vacunar y alcanzar inmunidad nacional ante Covid-19 en 10 meses, la meta que se propone la CCSS

Se priorizó calidad y precio

Los jerarcas enfatizaron que la selección de las vacunas y los insumos buscó priorizar la calidad y el precio de los mismos. En el caso de las vacunas, además indicaron que se dio mayor validez a la firma de contratos con las farmacéuticas que ofrecían proyectos más avanzados y mayor capacidad de distribución, algo que finalmente funcionó para que el país fuera uno de los primeros ocho en empezar a vacunar en todo el planeta.

Así lo explicó Roberto Arroba, coordinador de inmunizaciones de la Dirección de Garantía de Acceso a los Servicios de Salud del Ministerio de Salud, quien señaló el proceso de selección que se aplicó desde hace varios meses. "Cuando se hace el análisis, finalmente las vacunas que tienen puntuaciones más elevadas fueron tres: AstraZeneca, Pfizer y Moderna y, como ustedes ya saben, de estas vacunas solo la de Pfizer está aprobada por agencias reguladoras estrictas para uso de emergencia por el momento, y es la que estamos usando en el país".

Por su parte, el viceministro de Salud, Pedro González, recordó que las vacunas se empezaron a comprar a través de convenios de compromiso, cuando las dosis de las vacunas ni siquiera estaban formalmente desarrolladas, por lo que se decidió apostar por dos empresas distintas y Covax, que solo prometía unidades para un 20% de la población.

"De las tres farmacéuticas (AstraZeneca, Pfizer y Moderna) elegimos dos para disminuir los riegos, las dos de menor costo. En ese momento ninguna de las dos había tenido aprobación por agencias reguladoras estrictas, entonces, si alguna fallaba, nos quedaba la otra (...) También se tomó en cuenta que Pfizer, de acuerdo con sus previsiones, era la que entregaría más rápido, entonces priorizamos tener la posibilidad de empezar la vacunación cuanto antes, por su impacto económico y financiero para el país", puntualizó.

Por su parte, el jerarca de la CNE, Alexander Solís, señaló que los contratos previos con las empresas se financiaron a través de recursos del Fondo Nacional de Emergencias; al igual que las compras de insumos que ya están cerca de concluirse. "Hubo un momento en el que nosotros o adelantábamos los pagos o nos quedábamos sin vacunas, por eso tuvimos que tomar recursos del Fondo, una vez que tuvimos los criterios de la Contraloría General de la República", comentó.

En cuanto a la compra de 640.800 dosis adicionales a las tres millones que se contemplaron inicialmente para vacunar únicamente a la población con un mayor riesgo de contraer y enfermar gravemente por el virus, el presidente ejecutivo de la CCSS, Román Macaya, aseguró que se trata de una compra que se analizará conforme avance el proceso de vacunación y se determine la necesidad de alcanzar a más personas mayores de 18 años que quieran inmunizarse.

Sobre el proceso en general, Macaya recordó que se trata de una campaña que se desarrollará todo este 2021 y que avanzará tan rápido como vayan ingresando las dosis compradas. En esa línea, enfatizó que se priorizarán los grupos de riesgo preestablecidos, pero que el alcance de la campaña aumentará palatinamente en cada área de salud en las próximas semanas.

La Asamblea Legislativa discute actualmente un segundo presupuesto extraordinario para que el país financie los gastos de la campaña de vacunación contra el Covid-19. El plan de gastos incluye ¢40.500 millones, adicionales a los ¢7.200 millones que ya se aprobaron en noviembre de 2020.

Lea: CCSS busca quintuplicar en dos meses capacidad de almacenamiento de vacunas contra Covid-19